Construir una Cultura de Innovación

Enfoque convencional

Los enfoques convencionales asumen que el personal operativo no puede innovar, porque carece de los conocimientos y habilidades.

Desde esta perspectiva, seleccionan a las personas más emprendedoras de sus equipos y las separan del resto para que, en espacios libres de interferencias operativas del día a día, usen su talento para innovar.

Las innovaciones que han sido concebidas en estas «incubadoras de innovación» debe ser implementados por los equipos operativos de la organización, guiados por «expertos» porque sus jefes están muy ocupados resolviendo cuestiones operativas para asegurar el logro de sus objetivos y el cumplimiento de su presupuesto.

Impacto: La factibilidad de que la gente aplique algo nuevo que ha sido diseñado por otros y que sus Jefes NO apoyan en forma activa, es del 20%.

La cultura de la organización se mantiene en Cumplir y Lograr, con algunas «islas innovadoras» y una mayoría de equipos operativos que se resisten a los cambios.

Enfoque evolutivo

El enfoque evolutivo aprovecha la experiencia práctica del personal operativo y lo invita a generar soluciones para mejorar procesos y resultados de su trabajo diario.

Los equipos son invitados a manifestar motivaciones de auto expresión, conexión y contribución.

Este proceso genera un «sentido de propiedad» de las innovaciones, que se aprovecha para convocar equipos transversales  que se enfocan en generar iniciativas para mejorar los indicadores colectivos de Rendimiento.

Los beneficios alcanzados mediante las innovaciones generadas por equipos funcionales y transversales son los pilares de una Cultura de Innovación.

Impacto: La factibilidad de implementar innovaciones generadas por los Equipos, mediante un proceso que los Jefes apoyan activamente, es del 80%.

La Cultura de la organización evoluciona hacia Innovar, Aportar Valor y Marcar la Diferencia.

Abrir chat