Los valores son clave para el éxito de un negocio

Los valores son clave para el éxito de un negocio

¿Por qué  los valores son clave para el éxito en los negocios?

¿Los líderes valoran plenamente la importancia de tener valores empresariales claramente definidos que se vivan y se respiren en toda la organización? ¡Tristemente no!Los valores rara vez reciben la atención que merecen a pesar del impacto y gran alcance que tienen.

Valores empresariales – la necesidad descuidada

Pocas empresas dedican tiempo y esfuerzo a definir, comunicar y llevar a cabo sus valores de negocio, que, en esencia, son la base sobre la que operan. Los valores de una empresa pueden ser la honestidad, la transparencia y la integridad, mientras que otra puede valorar el excelente servicio al cliente y la innovación. Independientemente de los valores, a menudo se descuidan en favor de los resultados finales, especialmente cuando los tiempos son difíciles y los KPI se consideran la prioridad. Sin embargo, los valores y los resultados deben ir de la mano. Los dos deben ser iguales o las implicaciones podrían ser desastrosas.

¿Por qué los valores necesitan estar presentes en todo lo que hacemos en la organización?

 Los valores son el corazón de una organización y deben imbuir todo lo que hace y cada decisión que se toma. Al adoptar un enfoque basado en valores, lo que la empresa representa se reafirma constantemente.

Los valores guían la organización.

Sin esta comprensión de lo que está guiando el negocio, se perderá el rumbo e incluso podría perderse por completo, afectando a la reputación de la organización, sus relaciones y sus resultados. Si una organización define sus valores suficientemente bien, los líderes deberían poder usarlos como un punto de referencia sólido mediante el cual tomar decisiones estratégicas y también capacitar a otros para que tomen sus propias decisiones. Por ejemplo, en las reuniones de liderazgo, la agenda se podría organizar de acuerdo con los valores de la empresa.

Los valores de la empresa también deben vivirse en toda la organización, desde la contratación hasta la I + D. Durante el proceso de reclutamiento, las preguntas y tareas de la entrevista deben girar en torno a los valores de la compañía para que se contrate a personas que sean culturalmente compatibles en lugar de brilliant jerks  o “idiotas brillantes” (un término usado por Netflix para describir a las personas que tienen momentos de excelencia pero que, en general , muestran comportamientos inaceptables).

Cuando las personas de toda la compañía son reconocidas por un trabajo bien hecho, se debe dejar claro a la persona que recibe el reconocimiento y a las personas que lo presencian cómo su comportamiento apoya uno o más de los valores de la compañía. Y en marketing, por ejemplo, la identidad y la imagen de la empresa y sus marcas deben estar en consonancia con los valores fundamentales de la empresa.

Si cada unidad de negocios no está impulsando a la organización hacia adelante en línea con sus valores, entonces habrá confusión, frustración y desconexión.

Identificación y definición correcta de los valores.  Mind the Gap!  Cuando se les pregunta, la mayoría de los líderes de la compañía se deleitarán en explicar los valores de su compañía y, sin embargo, con demasiada frecuencia, el comportamiento de los trabajadores está en desacuerdo con estos valores.

Existe una brecha entre la retórica y la realidad y ahí, en esta brecha, es donde surgen los problemas. Si los valores no se han identificado y definido correctamente y solo se los considera como un ejercicio de casilla de verificación o una iniciativa de employer branding, entonces son inútiles e inefectivos, carecen de sentido. Los valores deben ser genuinos y arraigados para que de verdad “unan”.

Desafortunadamente, hay muchas compañías que “se equivocan” y se hunden cada vez más en la brecha. Uno de los más notorios es Enron, que puso las ganancias por delante de la ética, dando a conocer sus valores de comunicación, respeto e integridad y no actuando de manera coherente con dichos valores. ¡El resultado habla por sí mismo! Más recientemente, el antiguo gigante de la construcción, Carillion, colapsó con pasivos de hasta 7.000 millones de libras esterlinas después de operar falta de transparencia e integridad. También se alega que hubo una cultura del miedo. La realidad y la retórica estaban claramente a la vista, ya que los valores de la compañía incluían apertura, “trabajar como uno” y un crecimiento rentable sostenible.

Consejos para alcanzar una cultura y valores de éxito que apoyen el negocio Puede ser desafiante dirigir un negocio que esté constantemente en sintonía con sus valores. Aquí hay algunos consejos para hacerlo bien:

1. Invierta tiempo en educar a los líderes sobre por qué es tan importante vivir y respirar los valores empresariales. Si se ve como un ejercicio de casilla de verificación, fallará.

2. Implique a las personas de la organización en los valores para evitar que sea una cosa del CEO o del área de recursos humanos. Un equipo de liderazgo que genere “valores” sin consultar con la fuerza de trabajo acerca de lo que es importante, recibirá poca aceptación.

3. Pase tiempo explicando y definiendo claramente sus valores. Esto incluye desglosar sus valores en conjuntos de comportamientos para que el personal entienda cómo se espera que se comporten. Por ejemplo, los comportamientos asociados con la “innovación” podrían incluir: generar nuevas ideas, investigar, nunca ridiculizar las ideas de las personas y permitir el fracaso.

4. Incluya los valores en la gestión del desempeño en lugar de centrarse únicamente en los KPI, asegúrese de que los gerentes reconozcan y recompensen al personal que demuestre los comportamientos “correctos”. Esto evitará que surjan los “idiotas brillantes” y ayudará a las personas a comprender lo importantes que son.

5. Reconozca y recompense los valores correctos cuando los vea: no espere hasta la revisión anual del desempeño ya que el reconocimiento efectivo debe ser frecuente y oportuno.

6. Asegúrese de que los valores sean una parte natural de su proceso de toma de decisiones y no tenga miedo de decir “no” cuando algo no esté en línea con los valores de su empresa. Las organizaciones que ignoran la importancia de los valores subestiman su impacto. En una época en la que “cómo” hacen las empresas los negocios es tan importante como los resultados finales, es hora de que los líderes empresariales presten la atención que merecen a los valores y la ética.

Autor: Robert Ordever, Director General de O.C. Tanner Europa. Transparencia en los valores de negocio de marca