El poder del propósito de las organizaciones

El poder del propósito de las organizaciones

Cada vez son más los empleados que buscan en sus organizaciones una relación más allá de un simple intercambio económico. En su lugar, quieren que su trabajo satisfaga sus necesidades más profundas de auto-expresión, significado y propósito. Los milenials están liderando este paradigma en el ámbito laboral pues buscan organizaciones con propósito y lugares de trabajo que les ofrezcan oportunidades para contribuir al bien común de la sociedad.[1]

El 94 % de los milenials quieren poner sus habilidades al servicio de una causa.

¿Qué es el sentido del propósito?

El Dr. Corey Keyes, un prestigioso sociólogo y estudioso del bienestar, dice que el propósito proporciona el “Para qué para vivir”.  Equipara el vivir el propósito con la realización de la vocación:

“Un propósito de vida que emplea los propios talentos,  proporciona un profundo sentido de valor personal y proporciona una contribución significativa al bien común”.[2]

Realizando el propósito con el Modelo Barrett

El Modelo Barrett da luz al proceso para las personas y organizaciones que aspiran a realizar su propósito. Una vez que se satisfacen las necesidades básicas fundamentales, la persona comienza un cambio centrado en el propósito.

Este proceso comienza con un deseo de auténtica auto-expresión, donde hay un reconocimiento de los valores reales y el talento propio que proporcionan la energía y la inspiración para desarrollar y compartir lo mejor que cada uno tiene para ofrecer.

El siguiente paso, es un impulso para colaborar con otros con el objetivo de apoyar el bien común de la sociedad.

Nuestro propósito único se cumple al contribuir con nuestro don al bien común. La contribución responde en última instancia a “nuestro para qué” para ser.

El propósito es “el lugar donde tu profunda alegría y las necesidades del mundo se encuentran” Frederick Buechner

Organizaciones con propósito

El propósito de una organización debe reflejar la razón fundamental de su existencia: el impacto final y positivo que la empresa hace en la humanidad o en la sociedad. En 2018, Larry Fink, director general de BlackRock, el mayor gestor de activos del mundo, se dirigió al Business Roundtable y pidió a los líderes empresariales que vieran el propósito de su empresa de esta manera:

“La sociedad exige que las empresas, tanto públicas como privadas, sirvan a un propósito social… Para prosperar a lo largo del tiempo, toda empresa no sólo debe ofrecer un rendimiento financiero, sino también mostrar su contribución positiva a la sociedad “.[3]

Muchas empresas con fines específicos ya están liderando el camino, como John Mackey, director general de Whole Foods, que dijo:

“la gente quiere algo más que ganarse la vida”.

La gente quiere significado, quiere propósito, quiere sentir que su trabajo está creando una diferencia en el mundo. “Muchas organizaciones ven su propósito como la forma en que quieren cambiar el mundo para mejor. También se refleja cada vez más en la forma en que atraen y retienen nuevos talentos. Según Gallup, el 76% de la Generación Y y la Generación Z consideran los programas sociales y ambientales de una compañía antes de decidir dónde trabajar. El énfasis para estas generaciones ha cambiado de sueldo a propósito – y así debe ser su cultura.” [4]

El significado de la vida es encontrar tu don.

El propósito de la vida es ofrecerlo.

Pablo Picasso

 

Articulo realizado por Crystal Wiedemann, Ph.D., Centro de Valores Barrett

[1] Achieve Consulting Group (2014). Millennial impact report.

[2] Keyes, C. (2011). Authentic purpose: the spiritual infrastructure of life. Journal of Management, Spirituality, & Religion, 8(4), 281-297.

[3] Fink, L. (2018). A fundamental reshaping of finance. Retrieved at https://www.blackrock.com/corporate/investor-relations/larry-fink-ceo-letter?cid=twitter%3Alarryslettertoceos%3A%3Ablackrock
[4] Clifton, J. & Harter, J. (2019). It’s the Manager. New York: Gallup Press.

Contáctanos para saber más acerca del Modelo Barrett y la Cultura organanizacional.