¿La Gran Transformación? Diagnóstico Cultural global por BVC

¿La Gran Transformación? Diagnóstico Cultural global por BVC

Las implicaciones culturales de COVID-19

Por Crystal Wiedemann

Al parecer, de la noche a la mañana, la pandemia de COVID-19 ha dado lugar a una formidable perturbación mundial tanto en su magnitud como en su intimidad. Conocida como “La Gran Pausa”, ha obligado a individuos, organizaciones e incluso a la humanidad en general a detenerse, mirar hacia adentro y cambiar la forma en que operan en el mundo.  ¿Qué ha implicado ese cambio?  ¿Y qué dimensiones ha tenido?

Barrett Value Centre llevó a cabo recientemente una evaluación de los valores mundiales para comprender mejor el impacto que la pandemia ha tenido en las culturas de las organizaciones y lo que se está pidiendo que se haga para ayudarnos a recuperarnos y prosperar en este nuevo futuro que se está creando.  Analizando las respuestas de más de 2.500 personas en todo el mundo, es evidente que tanto las personas como las organizaciones están volviendo a dar prioridad a los valores que guían su toma de decisiones.

EL IMPACTO CULTURAL DE COVID-19

Si bien ha habido crisis mundiales antes, ninguna ha afectado a tantas personas tan directamente. La aplicación de medidas de distanciamiento social y de cuidado de la salud física ha cerrado escuelas, terminado las temporadas de deportes profesionales, clausurado aeropuertos y obligado a muchos negocios a cesar sus operaciones, mientras que otros se han adaptado para continuar de manera virtual.  Estos cambios ambientales tan dramáticos han llevado a un cambio de valores, tanto a nivel individual como colectivo. 

UN CAMBIO EN LOS VALORES PERSONALES

Los valores personales reflejan lo que más nos importa como individuo, y por lo tanto dan forma a cómo nos comportamos.  Cuando los valores personales están alineados con los de la organización, los empleados sienten una sensación de conexión y son capaces de trabajar plenamente comprometidos con su propósito.

Los valores personales son bastante consistentes a lo largo del tiempo, pero cuando las condiciones de vida cambian, esto puede hacer que las personas cambien sus valores y reevalúen el orden de sus prioridades. Hemos visto que tal cambio en los valores personales ha ocurrido debido a esta pandemia.

Cuando se comparan con los valores personales anteriores a la pandemia, hemos visto surgir cuatro nuevos valores de máxima prioridad durante la pandemia: marcar la diferencia, la adaptabilidad, el bienestar y el cuidado. Los valores de aprendizaje continuo y familia ya estaban presentes antes de la pandemia y desde entonces han aumentado en prioridad. Este cambio de valores refleja la necesidad que sienten las personas de cuidarse mutuamente en medio de los cambios e incertidumbre de la cultura actual.

El bienestar ha pasado del #26 al #5 en importancia para las personas a nivel individual durante el COVID

LA NUEVA EXPERIENCIA DEL EMPLEADO

En medio de la prisa por adherirse a las nuevas normas y regulaciones que trajo la pandemia, ha habido cambios dramáticos en la forma en que los empleados experimentan sus culturas.

Una manera poderosa de evaluar la cultura de una organización es medir dónde se concentra el foco de energía. Cuando miramos los valores antes y durante COVID-19 y los clasificamos en las áreas de enfoque clave del negocio, se revela un claro cambio de enfoque.  El enfoque tradicional de “proceso” de las finanzas y la eficacia ha sido sustituido por un enfoque en las personas, la agilidad y la comunicación. 

Como puede verse en el diagrama que figura a continuación, el porcentaje general de los valores de la organización antes de COVID-19 se concentraba en las finanzas y la eficacia, pero ese número se redujo considerablemente durante COVID-19.  En cambio, el foco se ha desplazado hacia un aumento de los valores en torno a la agilidad y la innovación, el bienestar de los empleados y la dirección y la comunicación.

Durante COVID-19, la orientación a los resultados como valor organizativo ha pasado de la #7 a la #58.  La orientación al logro ha pasado de #8 a #71.

DEL CONTROL A LA ADAPTABILIDAD

Esta pandemia mundial ha impactado enormemente en las operaciones comerciales, y estamos viendo cómo las culturas organizativas responden con niveles de adaptabilidad y agilidad sin precedentes. Preparados o no, la transformación digital ha sido impulsada por las organizaciones, y muchas se están dando cuenta de las ventajas inherentes para la eficiencia organizacional. La actual cultura COVID-19 está despejando las estructuras rígidas para abrazar el cambio y prepararse para que la innovación avance aún más.

Durante COVID-19, la agilidad ha subido de #43 a #8.

La conectividad digital ha subido de la #50 a la #2.

DE LA ACTUACIÓN AL FOCO EN LAS PERSONAS

La pandemia actual ha hecho que las organizaciones se centren en las necesidades de sus empleados y, en muchos sentidos, ha obligado a poner a las personas en primer lugar.  Durante COVID-19, las culturas organizativas están reflejando la importancia de la salud y el bienestar de los empleados, el cuidado y el equilibrio entre trabajo y vida.

Durante COVID-19, la salud de los empleados

ha subido de #73 a #7.

El cuidado ha subido de #21 a #3.

El bienestar ha subido de #24 a #5.

 

LAS CULTURAS SON MÁS SANAS

Los ajustes necesarios para permitir los cambios mencionados han incluido la renuncia a algunos de los valores potencialmente limitantes que pueden haber estado frenando a las organizaciones. Aunque esta vez se ha caracterizado por el miedo y el estrés de muchas maneras, también se ha hecho más hincapié en la unión para capear la tormenta, y así hemos visto realmente una disminución de los valores potencialmente limitantes que se experimentan en las organizaciones.

Estos valores potencialmente limitantes representan una disfunción en una organización, que llamamos Entropía Cultural®.  La entropía cultural incluye valores como el poder, el control y la culpa, entre muchos otros.  En general, la entropía en las 38 industrias incluidas en este estudio ha disminuido del 20% al 17%.

La burocracia ha pasado de la #3 a la #52

como valor organizativo durante COVID-19.

Sin embargo, la cautela ha aumentado de #75 a #18.

¿QUÉ SE NECESITA PARA RECUPERARSE Y PROSPERAR?

Cuando pedimos a los participantes que describieran los valores y comportamientos que mejor ayudarían a su organización a recuperarse y prosperar en el futuro, descubrimos que había una fuerte concordancia entre lo que la gente estaba experimentando actualmente durante COVID-19 y lo que querían ver en el futuro.

Una métrica que utilizamos para analizar la confianza de los empleados en la dirección futura de su organización es el número de valores coincidentes entre su cultura actual y la cultura deseada.  Este número de valores coincidentes, de hecho, se ha triplicado desde antes de la pandemia. Esto significa que muchos de los valores dentro de las organizaciones ahora son los que los empleados están pidiendo para el futuro.

 EN EL CAMINO CORRECTO

Los valores organizativos que son una nueva parte de la experiencia de los empleados a causa de COVID-19 -y que los empleados desearían llevar a la nueva normalidad- indican el deseo de seguir respondiendo al entorno y de encontrar mejores formas de trabajar juntos.  En particular, los empleados desearían que se siguiera haciendo hincapié en los valores de adaptabilidad, agilidad, conectividad digital, intercambio de información y equilibrio entre el trabajo y la vida privada, mientras miramos hacia adelante, hacia la recuperación posterior a COVID.Las organizaciones están 3 veces más alineadas con la cultura deseada de sus empleados ahora que antes de la Covid.

CONCLUSIONES

COVID-19 ha dado lugar a una nueva y mejor forma de trabajar juntos y a un cambio positivo en los valores de la organización, pero la transformación no es completa. Para mejorar la recuperación, los empleados piden aún más comunicación, innovación y formas de colaboración para trabajar juntos. Los empleados también quisieran volver a un enfoque previo al COVID para fomentar su compromiso.

 

Después del Covid, la comunicación abierta

como valor deseado ha cambiado de #40 a #14.

La innovación ha pasado del #43 al #5.

La visión compartida ha cambiado de #63 a #20

DIFERENTES PRIORIDADES ENTRE LOS LÍDERES Y LOS EMPLEADOS

Mirando hacia el futuro, hacia la recuperación posterior al Covid, los líderes y el personal parecen tener prioridades diferentes en cuanto a lo que haría prosperar a la organización.  Los directivos desean que se preste aún más atención a la agilidad y la innovación, y que se piense más en términos de sociedad y sostenibilidad.  El personal, por otra parte, muestras un claro deseo de una mayor dirección y comunicación y quiere seguir centrándose en el trabajo colaborativo mediante el fomento de la confianza y el compromiso.

Es natural que los directivos y el personal tengan prioridades diferentes debido a la naturaleza de sus perspectivas en la organización, pero la brecha en este caso podría ser motivo de preocupación. Esto ofrece a los líderes la oportunidad de encontrar formas adicionales de mantener a los empleados informados y conectados para que todos puedan avanzar juntos.

Los empleados están poniendo 15 veces más énfasis que los líderes en la necesidad de dirección y comunicación.

¿ESTÁ SU ORGANIZACIÓN PREPARADA PARA PROSPERAR?

A pesar del miedo, la pérdida y la incertidumbre que ha provocado esta pandemia, hemos visto numerosos ejemplos de personas que se han unido para apoyarse mutuamente y hacer frente a los desafíos que esta situación ha desencadenado.  Los resultados de la Evaluación Cultural Global COVID-19 también apuntan a una trayectoria positiva similar que se está produciendo dentro de las organizaciones, ya que se está dando prioridad a las personas por encima de los procesos y la adaptabilidad eclipsa el control.  El grado de transformación que hemos visto en las últimas seis semanas normalmente habría requerido al menos cinco años para tener lugar.

A medida que las organizaciones continúan respondiendo a las cambiantes condiciones económicas, de mercado y regulatorias, las decisiones que toman que afectan a su modelo de negocios, estrategia y el bienestar de los empleados están directamente ligadas a su cultura y valores.  Comprender los cambios en su cultura única, y lo que se está pidiendo, ofrece una gran ventaja para fusionar lo que se hace con la forma en que se hace.

¿Esta gran pandemia transformará los negocios tal y como los conocemos?  La respuesta a esa pregunta aún es desconocida.  Sea cual sea el futuro, las organizaciones necesitarán culturas fuertes que las apoyen durante este período de incertidumbre.  Como las investigaciones han seguido demostrando una y otra vez, las culturas organizativas saludables son más resistentes y fomentan el compromiso y la productividad en sus empleados, así como a un mayor rendimiento financiero a largo plazo.

Acerca de la Evaluación Mundial de la Cultura COVID-19: Hemos encuestado a más de 2.500 personas en todo el mundo, que representan 38 industrias diferentes.  Mediante una evaluación online, pedimos a los participantes que identificaran sus principales valores personales, los valores destacados en su organización antes de COVID-19, los valores presentes durante COVID-19, y los valores que consideran que ayudarían a su organización a recuperarse y prosperar después de COVID-19.  Los participantes fueron 63% mujeres y 36% hombres, con edades comprendidas entre menos de 24 años y más de 74 años.  La mitad de la muestra tenía entre 40 y 55 años. Más de 300 ejecutivos de la suite C participaron en la encuesta.  La encuesta mundial se realizó entre el 21 de abril y el 5 de mayo de 2020.

Contáctanos para saber más sobre esta encuesta.