La Lupa y el Dron, María LLadró

La Lupa y el Dron, María LLadró

María Lladró, Consultora asociada de Transform Action y Colaboradora habitual de El Mundo -Comunidad Valenciana- comparte con nosotros una sagaz lectura del liderazgo

LAS EMPRESAS se preguntan qué hacer para transformar a sus directivos en líderes. Los laboratorios de investigación de las principales universidades apuntan el camino: elevar su nivel de consciencia. ¿Cuál es la relación entre liderazgo y consciencia? El que entiende el mundo desde el «yo, mis cosas, mi ombligo, mi dinero y otra vez yo» poco puede hacer por los demás y poco va a liderar. El que ve la realidad desde el «nosotros, el equipo, el servicio, el propósito superior y las generaciones futuras» está en disposición de liderar sus propios sueños y los de otros.

Es conocida la expresión «ser un inconsciente» o «actuar de forma inconsciente». La usamos para referirnos a quien no evalúa riesgos, que obra irreflexivamente, que no piensa en las consecuencias de sus actos ni en el daño al otro. La inconsciencia se asocia con ignorancia y con dejarse llevar por impulsos. Un inconsciente no ve más allá del hoy, no le importa destruir recursos para el mañana. Una persona así no puede dirigir a nadie.

Tener un elevado nivel de consciencia es todo lo contrario. Significa tener la sensibilidad para ver a las personas como seres completos y no como simples recursos en el trabajo. Tener la certeza de que poner a trabajar a personas con perfiles distintos creará riqueza y no desorden. Saber administrar la prudencia para cuidar de todos y de todo. Significa tener la audacia para encontrar sinergias donde otros sólo ven competencia. Asumir que los recursos naturales deben ser protegidos porque no son infinitos ni son solo para nuestra generación. Estar en disposición de ser líder.

Héctor Infer, fundador de Transform Action, explica que «consciencia es la comprensión de lo que debe cambiar en nuestra forma de pensar y actuar para alcanzar sueños y objetivos en las nuevas condiciones de los mercados». No es casualidad que el jefe egoísta siempre está amenazando, el contexto lo crea él. Tampoco que el líder consciente acabe rodeado de empleados felices e implicados.

Es inútil seguir buscando líderes entre quienes acumulan conocimientos sin cambiar su prisma. La consciencia es la nueva clave del liderazgo. Es a la vez la lupa que nos permite mirar con profundidad lo que ignorábamos y el dron que nos invita a una perspectiva amplia.

Conoce más acerca de María Lladró

Link al Mundo artículo completo