Aprender a aprender, el nuevo paradigma de las organizaciones

Aprender a aprender, el nuevo paradigma de las organizaciones

#TransformAction en el #CorporateLearning18 analiza el concepto de “Organización Aprendiente”

En un mundo globalizado, los profesionales están expuestos, cada vez más a una avalancha de información y conocimientos que deben aprender a manejar. Es aquí donde entra en juego el concepto de organización aprendiente, aquella que según la Comisión de Naciones Unidas sobre Educación es la que apuesta por “aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a convivir”. El momento de hablar de organizaciones aprendientes llegó a Corporate Learning en la mesa esponsorizada por Transform Action, que contó con las opiniones de directivas de Repsol, Santalucía y Kiwoko.

“Estamos en un gran cambio de paradigma. Las personas están aprendiendo nuevas formas de hacer y este cambio de época nos trae un nuevo paradigma que es cómo es una organización aprendiente y para qué sirve”, preguntaba la manager de Transform Action, Gabriela Infer. Una cuestión a la que la manager of Coaching Programs de Repsol, Zaida Brazón, contestaba afirmando que la organización aprendiente es aquella que “se atreve a ir más allá por curiosidad y con la intención de integrar aquello que ocurre con los procesos de la organización y además lo hace de forma divertida, con el objetivo de adaptarnos al entorno cambiante que tenemos hoy”.

Por su parte, la gerente Corporativo de Aprendizaje y Talento de Santalucía, Begoña Domínguez, destacó que las compañías “deben tener ese punto de honestidad para reconocer sus ámbitos de mejora y de desarrollo porque la única forma de aprender es conociéndose primero a uno mismo. También debe tener una mirada curiosa por el futuro, saber mirar qué pasa fuera y trabajar en la diversidad”. Mientras que la directora de Personas de Kiwoko, Lola Barceló, añadió que “una organización aprendiente es aquella que es consciente y se adapta al mercado y al entorno. Ninguno de los que estamos aquí pensamos que el plan de formación va a ser algo estático porque el aprendizaje está evolucionando constantemente”.

En este cambio de paradigma la organización aprendiente se alza como una vía se sostenibilidad y supervivencia del negocio a largo plazo. “Necesitamos el aprendizaje como una vía de adaptación rápida y respetuosa ante lo que estamos viendo”, aseguró Zaida Brazón. Una afirmación a la que Begoña Domínguez añadía: “Debemos tener facilidad de aprendizaje para poder aportar ese valor diferencial cuando llegue el momento. Tienes que ser muy experto y tener una base sólida en tu campo, pero a la vez tener margen para adquirir nuevos conocimientos y tener resultados. Ese aprendizaje continuo y esa curiosidad son vitales para la organización”.

En este punto, Gabriela Infer manager de Transform Action aseguró que “en esta forma de aprender cambia nuestro mindset, nuestra forma de hacer, y hay nuevos valores que tienen que nacer dentro de cada persona que funcionan más en este tipo de organizaciones”. Y entre los valores fundamentales que deben tener las nuevas organizaciones, la manager of Coaching Programs de Repsol destacó “la innovación, el respeto a la diversidad y la colaboración”. A lo que la directora de Personas de Kiwoko añadió “la confianza y la transparencia”.

Así pues, ante este nuevo contexto la clave radica en el aprendizaje continuo de los profesionales y para lograrlo “es fundamental que las personas sean las protagonistas de la formación y participen de abajo a arriba creando sus propios itinerarios, pero también generando conocimientos”, comentaba Lola Barceló, de Kiwoko.

En este sentido, Zaida Brazón, de Repsol destacaba la necesidad de que las organizaciones cuenten con un liderazgo inspirador puesto que “el líder inspira, conecta con las personas, delega y además reconoce lo que está bien y lo que no con un toque de emprendimiento. Es ahí donde se desarrolla el aprendizaje más importante”.