Mentoring, María LLadró

Mentoring, María LLadró

María Lladró, Consultora asociada de Transform Action y colaboradora habitual de El Mundo – Comunidad Valenciana – nos habla acerca del Mentoring.

OTRA palabra en auge en nuestra época, aunque su origen venga de bien atrás, de la mitología. En la Odisea de Homero, Méntor es el amigo de Ulises a quien encarga la educación del hijo en su ausencia. El personaje ha dado nombre al mentor como la persona que inspira, guía y ayuda a otra en su crecimiento personal. El maestro en su sentido más inspirador.

Un conocido cuento sobre un maestro sufi relata que el maestro contaba cada día una parábola a sus alumnos sin explicarles su significado profundo. Uno de los alumnos quiso saber por qué no les descubría la enseñanza de cada parábola. Tras ofrecerle una bella metáfora, el maestro acaba diciendo: «Si yo les explicara el sentido de cada cuento… sería como darles a comer una fruta masticada». La lección de maestro sufi invita a cada persona a hacer su proceso de aprendizaje individual. Sin embargo cabe preguntarnos ¿por qué no ofrecer las respuestas para ganar eficiencia y tiempo? Esa no es la función del mentor sino del tutor, o del profesor: guiarnos por un camino definido aportándonos información e indicándonos cómo debemos hacerlo.

El mentoring es otra cosa, es una relación de ayuda entre mentor y alumno especialmente útil para avanzar por terrenos inexplorados, en los que no hay guión o hay múltiples opciones. Procesos de crecimiento en los que conviene ir acompañado y apoyado por una persona amable, experta y madura. El mentoring es hoy una herramienta para los emprendedores y para todos aquellos que necesitan crear una visión, desarrollar una estrategia y liderar equipos. Personas que buscan respuestas y deben encontrarlas por ellos mismos porque la pasión solo nace de la convicción interna. En este sentido, el mentor sabe hacer preguntas poderosas: aquellas lanzadas con la intención de hacer pensar a aquel a quien guía, aquellas que amplían nuestros mapas mentales.

El mentor es un consejero con mayor experiencia que camina a nuestro lado. Guía sin la pretensión de dar lecciones. Crea confianza y no hace juicios. Es un gran conversador que escucha e inspira. Pregunta con inteligencia. Es quien te da una caña de pescar en vez de peces. Es quien comprende el absurdo de dar fruta masticada aunque desde la inconsciencia la pidamos, la esperemos y la valoremos. Sean bienvenidos los mentores a nuestra sociedad.

Conoce más acerca de María Lladró

Link al Mundo artículo