Aprendizaje vertical vs horizontal, María LLadró

Aprendizaje vertical vs horizontal, María LLadró

María Lladró, Consultora asociada de Transform Action y colaboradora habitual de El Mundo -Comunidad Valenciana- comparte con nosotros su mirada en el aprendizaje requerido en el nuevo paradigma.

El último mes se han publicado muchos artículos sobre la titulitis a propósito de los currículums hinchados. La terminación médica -itis sugiere algún tipo de inflamación o infección. Significa que hacemos una valoración desmesurada de los títulos, como una adicción o una patología, porque en ellos depositamos la propia autoestima y el deseo de ser valorados por los demás. La titulitis esconde entre sus páginas el temor a no resultar suficientemente competente a los ojos de otros. No es un síntoma individual sino colectivo, alimentado por la misma sociedad que lo ridiculiza, a través de muchas vías.

La titulitis está relacionada con el llamado aprendizaje horizontal: hablar idiomas, tener carreras, postgrados y cuantos más mejor, en otras palabras, responde a la ambición de acumular conocimientos y competencias. El llamado aprendizaje vertical no tiene que ver con saber más sino con saber de otro modo, es un vector de aprendizaje diferente. Hablando concretamente de liderazgo, Nick Petrie en Future Trends in Leadership Development, lo define como la transformación de cómo los líderes piensan, sienten y dan sentido al mundo. El autor apunta cuatro tendencias futuras del liderazgo y la primera es un mayor foco hacia el aprendizaje vertical.

El estudio realizado por IBM en 2010, Capitalizing on Complexity, con entrevistas personales a más de 1.500 CEO en todo el mundo, señalaba que más de la mitad dudaban de su propia habilidad para manejar la complejidad creciente. Un temor que Carlos Herreros de las Cuevas define como techos de cristal mentales y emocionales de los líderes. El estudio de IBM apunta a tres cualidades principales de liderazgo: creatividad, integridad y pensamiento global. ¿Qué título se puede cursar para alcanzarlas?

El aprendizaje vertical nos hace crecer con preguntas, es un camino personal de transformación. No puede ser estudiado, tiene que ser experimentado. Es la consciencia de las personas y del valor cooperación. Es estar tranquilo trabajando en la incertidumbre porque entendemos que el control sobre todo es imposible. Nos libera de los techos de cristal actuales porque pasamos a otra comprensión del mundo.

Aprendizaje horizontal y vertical son complementarios, el vertical marca ahora la diferencia. Los títulos son buenos pero no pueden salvarnos por sí solos de los cambios de paradigma. Mucho menos la titulitis. La inteligencia colectiva, la integridad, el coraje para reinventarse y la resiliencia son las nuevas cualidades. Es el camino a recorrer.

Conoce más acerca de María Lladró

Link al Mundo artículo completo